Archivo mensual: noviembre 2008

Una de problemas con las memorias USB…

Las memorias USB son cacharros que nos llevan acompañando unos cuantos años, y no deberían ser algo extraño para nadie. Solo que parece que últimamente están subiendo unos cuantos puntos en mi escala de cacharros problemáticos. Como aclaración, mis memorias USB pasean habitualmente por sistemas bastante diferentes, desde portátiles de última generación a viejos Pentium III slot-1 (vamos, el Pentium para megadrive).

Lo primero que habría que destacar es que no son compatibles con todos los sistemas operativos. Los sistemas pre-windows 98 no tienen soporte USB, o es muy problemático. La cosa estaría así:

  • MS-DOS y Windows 3.x: Hay algún driver por ahí, y de hecho el Hiren’s Boot CD y el disco de arranque de Puppy Linux los usan. Mi experiencia dice que depende mucho del hardware, tanto del PC como de la memoria USB; y no es plug and play.
  • Windows NT: No funcionan en ninguna de sus variantes.
  • Windows 95: En teoría, las versiones OSR2 son capaces de hacer funcionar cosas USB; en la práctica no existen drivers.
  • Windows 98: Son capaces de hacer funcionarlas con soporte plug’n’play, pero depende de que el fabricante haga drivers. Por fortuna, existe un driver genérico que permite usar cualquier memoria en Windows 98.
  • Windows Me, 2000 y posteriores: Funciona cualquier memoria correctamente.
  • Linux: Funciona cualquier memoria correctamente.

Toda esta lista de compatibilidades es aplicable a muchos mp3, a discos duros USB externos e incluso a cámaras de fotos (siempre y cuando soporten el estándar USB mass storage). También depende de los tipos de particiones, ya que NTFS está soportado solo por Windows 2000 y posteriores, y FAT32 no está soportado por MS-DOS.

El siguiente problema empiezan a ser los virus para memorias USB. Yo me he tropezado ya con varios ejemplares, y me jode bastante que cada día tenga que pasar el antivirus a las memorias. Todos los virus se copian aprovechando la característica Autorun de Windows.

Cuando se inserta un disco en windows, se escanea buscando un fichero llamado autorun.inf. Este fichero puede contener varias cosas, entre ellas el icono y descripción que se mostrarán en Explorer y, lo más problemático, un ejecutable que se abrirá cuando se inserte el disco. Esto vale para CDs, DVDs y memorias USB.

Todos los virus-USB funcionan igual: se ejecutan cuando se inserta la memoria, se copian al sistema y se quedan esperando. Cuando se inserta una memoria no infectada, se copian a ella y crean otro autorun.inf para seguir infectándose.

Hay varias formas de impedir que se autoejecuten los virus-USB:

  • Algunas utilidades, como el TweakUI de Windows XP, o el Xteq X-Setup Pro permiten cambiar cómodamente las claves de registro responsables de la autoejecución.
  • Si tienes Windows 2000 o posterior, puedes ejecutar gpedit.msc, y en Configuración del equipo > Plantillas Administrativas > Sistema marcar Desactivar reproducción automática.

Esto hace que tu sistema sea menos propenso a agarrar el virus, pero no evita que tus memorias acaben llevando el virus de un lado para otro. Por ello, empecé a buscar una memoria USB que tuviera una protección de escritura al estilo de los disquetes. Si conectas una memoria de este estilo a un ordenador infectado, podrás usar los datos pero el ordenador será incapaz de escribir el virus a tu memoria.

Anteriormente había unas cuantas memorias que lo hacían, pero los fabricantes parecen haberlas hecho desaparecer del mercado. La historia acaba con que, actualmente, sólo parece haber tres alternativas para obtener una memoria de este estilo:

  • Trekstor fabrica un modelo (las Trekstor CS) que dispone de un pequeño interruptor.
  • También hay un modelo de Imation (las Imation Swivel), pero cuidado: las Imation Swivel Pro no parecen tener protección.

Bastantes mp3 baratos, de los que se pinchan directamente al PC, tienen un interruptor “HOLD”. Este interruptor tiene dos funciones: por un lado, evita que cuando estés escuchando música pulses un botón por accidente y saltes de canción; por el otro es el interruptor que controla si se puede escribir a la memoria.

También encontré algunas memorias con sistemas de protección más exóticos (habitualmente huellas digitales), pero no evitan que entre el virus (si autorizas la memoria, autorizas cualquier operación sobre la memoria) y además lo de la huella sólo funciona sobre Windows (y yo uso también Linux). Son interesantes para alguna otra aplicación, pero no para lo que yo quería.

DownloadHelper para Firefox… ¿campaña anti Microsoft?

No puedo resistir a escribir sobre esto… me ha hecho bastante gracia tropezar con ello en mi Firefox.

DownloadHelper es una extensión para Firefox que permite descargar los vídeos incrustados en la web. Permite descargar vídeos de un montón de sitios, normales y calentitos, aunque falla en algunos otros (por ejemplo, MTV Music, donde está el archivo de vídeos de la MTV). Se actualiza con bastante frecuencia, añadiendo nuevos sitios y métodos de detección para descargar más y mejor.

Con esta extensión, también podremos obtener links para descargar vídeos con otros gestores de descargas (pero cuidado, los links sólo suelen funcionar el mismo día). El único problema es que descarga los vídeos como ficheros FLV. Este problema no es tan grave si tenemos en cuenta que hay programas como FLV Player o el VLC media player que permiten ver estos vídeos sin problemas.

La solución “oficial”, sin embargo, es utilizar la propia extensión para convertir estos vídeos en AVI, mpeg o cualquier otra cosa más “utilizable”. ¿Cómo se hace? Muy fácil, en Firefox, vamos al menú Herramientas > DownloadHelper > Preferencias y en la pestaña Conversión, marcamos “Conversión habilitada”.

Si tenemos Windows, necesitaremos descargar ConvertHelper, una utilidad que permitirá convertir los vídeos. Si tenemos MacOS X o Linux, deberemos instalar los paquetes ffmpeg o mencoder.

Los vídeos producidos por ConvertHelper llevan un logotipo en una de las esquinas. Si queremos que no salga, hay que pagar 18?`? por registrarse. Lo gracioso es que los usuarios de Linux y MacOS X no usan ConvertHelper, y no les sale el logotipo. De hecho, si se miran las instrucciones de conversión desde un ordenador con Linux, sale un aviso recalcando que los usuarios de Linux no deben registrarse, ya que ellos no tienen ninguna restricción.

Conclusión: Si tienes Windows pasas por caja, si tienes Linux o MacOS X es gratis.